Un paso más para reducir los “costos ocultos” del transporte

Asociaciones Empresas Gobierno

El llamado “costo logístico” está conformado por factores diversos que pesan sobre el sector, en el que tener vehículos demorados por trabas burocráticas en puertos y pasos terrestres generan saldos negativos en la economía del transportista. Estos números que habitualmente no se muestran se suman a otros indicadores que componen lo que cada empresa paga mes a mes, como el combustible, que en todo 2017 un 29 por ciento, lo provoca la disminución del consumo y la consecuente desaceleración de la actividad.

Reducir tiempos en el transporte de mercadería es una de las consecuencias esperables del flamante DNU, que aplica en varios órdenes del sistema público la implementación de expedientes electrónicos. FADEEAC coincide con el texto del decreto, en el que se señala al proceso de digitalización como una herramienta para “una mejora en la productividad de las empresas y de la economía”. Según estima la Federación, la agilización de los procedimientos relacionados con el transporte de mercadería por carretera, fundamentalmente en los pasos terrestres entre países, permitiría recuperar tiempo hasta ahora perdido y realizar hasta un 40% más de transacciones comerciales.

Estos beneficios están comprendidos en el sistema TIR que FADEEAC le presentó al presidente de la Nación en diciembre último, junto a autoridades de la Unión Internacional de Transportes de Carreteras (IRU). Es un acuerdo que reemplaza la documentación tradicional por herramientas electrónicas que unifican la información y permiten verificar la mercadería transportada y el origen del camión en pocos minutos. Si bien el decreto no implica la aplicación formal de esta metodología sí se acerca a ese objetivo, gracias al trabajo de la entidad nacional en la representación de las necesidades de las empresas de todo el país respecto de la agilización de los procesos.

Los “costos ocultos”, sumados a otros más evidentes como la crecida del precio del combustible y el peso impositivo, complican el funcionamiento del autotransporte de cargas, fundamental en el engranaje de las economías regionales y la nacional. FADEEAC ve con buenos ojos la reciente iniciativa ya que es un avance, aunque aún queda un camino por recorrer para que sea efectivamente rentable sacar los camiones a la ruta.