En junio los costos del transporte crecieron un 4%

Asociaciones Tarifas

En junio, transportar mercadería por carretera implicó una suba de costos del 3.82%. El aumento es de más del 15% el primer semestre de 2018 y desde julio del año pasado de un 34.3%. Una evidencia de que el sector está en emergencia.

Si se proyecta una suba del 8% en salarios y del 6% en combustible, los costos llegarán al 21% de aumento entre enero y julio.
La suba del combustible y la devaluación del peso son las principales causas del aumento del costo.
El combustible trepó un 16.7% en el primer semestre y de 33.7% desde la desregulación del mercado de hidrocarburos en octubre de 2017.
Si se tiene en cuenta que los costos crecieron en los últimos meses, se puede asegurar que se registró un promedio de 3 puntos de inflación del “flete” en 2018.

Solo en junio, los costos que afrontan las empresas del transporte terrestre de cargas aumentaron casi un 4%, con lo que las subas en el primer semestre del año fueron de un peligroso 15.8%: la estabilidad y la competitividad del sector pende de un hilo. Así lo arrojó el Índice de Costos que elabora mensualmente la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC). La suba desde julio de 2017 es de 34.3%.

Los costos para transportar mercadería treparon un 3.82% en junio, lo que se explica principalmente a partir de un fuerte aumento del combustible -tras el virtual congelamiento de mayo-, y, casi al mismo tiempo, por las fuertes variaciones en rubros relacionados con el ajuste del tipo de cambio. Si se proyecta el 8% de suba en los salarios para julio dado el Convenio Colectivo rubricado y la nueva suba del gas-oil estimada en torno a 6% ya efectivizada por las principales petroleras a partir del 1 de julio, el Índice treparía a 21 % entre enero y julio de 2018.

Con el alza de 4.4% este mes, el gas-oil registra un aumento de 16.7% en el primer semestre y de 33.7% desde la desregulación del mercado de hidrocarburos en octubre de 2017. Con el incremento de julio, la proyección para los primeros siete meses del año podría alcanzar o incluso superar el 24 %. Al mismo tiempo, como consecuencia de la devaluación del peso sale un 12.7% adquirir material rodante y 9.2 % más reparar los equipos. También se destacaron las fuertes subas en Lubricantes (20.9 %), Neumáticos (9.8 %) y Seguros (5.8 %).

El Costo Financiero trepó un 3,48 %, mientras que no presentaron modificaciones el resto de los 11 rubros analizados por el Departamento de Estudios Tributarios y Costos que elabora el Índice de FADEEAC.

La inflación del flete

Si se tiene en cuenta que los costos dibujan una curva ascendente en los últimos meses, se puede asegurar que se registró un promedio de 3 puntos de inflación del “flete” en el transcurso de 2018, en un marco donde se prevén fuertes ajustes de costos en el conjunto de la cadena de transporte y logística para la segunda parte del año. Esta situación convive con una marcada desaceleración de la actividad.

Esta dinámica alcista está asociada en buena medida a la desregulación del mercado de hidrocarburos: desde su inicio el 1 de octubre, el Índice de Costos de Transporte aumentó un 26%. Con las proyecciones de julio, se alcanzaría una notoria suba de 31% en 10 meses mientras, que el gas-oil llegaría a un preocupante 42%. Es decir, un aumento promedio de 4% mensual desde el esquema “desregulación-alineamiento de los precios internos del combustible con los internacionales”.

Por lo tanto, se proyecta una inflación del “flete” para 2018 muy por encima de la registrada en 2017 (24 %), con el agravante del congelamiento de la actividad, que FADEEAC entiende que debe ser declarada en emergencia ya que, además, debe lidiar con el constante peso fiscal que alcanza el 40% de la tarifa final del flete.