Atacaron a un transportista en la Autopista 5

Actualidad

Gabriel Oballe se movilizaba en su camión cuando recibió un piedrazo en el parabrisas, lo que le originó una sería lesión en uno de sus ojos. El incidente ocurrió en el puente de la Universidad Nacional de Luján y en esa misma madrugada habrían dañado a más de 20 vehículos.

El transportista de Chivilcoy, Gabriel Oballe, se movilizaba en su camión cuando el miércoles a la madrugada le arrojaron una piedra al parabrisas en el tramo recientemente inaugurado de la Autopista 5, a la altura del puente de la Universidad Nacional de Luján, lo que le provocó una seria lesión en uno de sus ojos. En esa misma madrugada, habrían dañado a más de 20 vehículos que se movilizaron por esa zona.

LA RAZON dialogó con Oballe, quien sostuvo que “viajaba a Capital Federal como lo hago los días lunes, miércoles y viernes -me levanté a las 3.30 de la mañana- y pasando a las 5.35 por uno de los puentes nuevos de la autopista, me arrojaron una piedra que me destrozó el parabrisas y me lastimó un ojo”.

“Ahora no puedo trabajar porque tengo la córnea y la retina lastimada por un vidrio. Yo trabajo de lunes a sábado para seguir manteniendo el poco capital que tengo y no es justo levantarse a las 3 de la mañana para ir a trabajar y recibir un piedrazo que casi me hace perder el ojo. Si la piedra hubiera ingresado dentro del habitáculo me hubiese matado y hoy sería otra víctima de la inseguridad que hay en la Argentina”.

“Hay que ocuparse de la seguridad porque para pasar por la autopista estamos pagando los peajes y para qué lo hacemos si no tenemos seguridad, a dónde va la plata que pagamos. Quién nos cuida, porque todos los días nos están sacando plata de los bolsillos para pagar los peajes mientras los políticos viajan en helicópteros”.

“Hace 30 años que viajo, cumplí 47 años, y siempre escuché la misma mentira de los políticos, porque esta autopista no tiene iluminación ni tampoco la medida de seguridad con los alambrados como debería tener, pero el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal pasearon por la autopista de día para hacerse ver por todos los argentinos y es una vergüenza la inseguridad que hay de noche. A nadie le importa nada, por lo tanto los argentinos debemos cuidarnos de la delincuencia y lamentablemente no se puede trabajar más en la calle”.

“Hay gente que se dedica a hacer daño a quienes nos levantamos a trabajar”

Con respecto al atentado, dijo: “Fue en la parte nueva, en el puente de la Universidad de Luján, que no tiene tejido. Si arrojan una piedra a un auto que va a 120 kilómetros, hacen una masacre. Está a pocos metros de la caminera y pienso que debería tomarse cartas en el asunto. Hay gente que se dedica a hacer daño a quienes nos levantamos a trabajar”, agregando que “después de hacer el descargo en el Acceso Oeste, en General Rodríguez, vi que pararon micros y vehículos. Calculo que han roto aproximadamente 25 rodados”.

“La gente que viaja de noche nos tenemos que cuidar solos, porque de Chivilcoy hasta el primer peaje de General Rodríguez, no encontramos a ningún patrullero, sí andan de día cuando sale el sol” dijo y agregó “hay muchos colegas e inclusive las ambulancias de las empresas de San Nicolás y Visión que llevan a personas enfermas y como salimos a la misma hora pasamos por esa zona en horas de la madrugada, por lo tanto debemos cuidarnos entre nosotros, porque la policía no está”.

“Pretenden que no trasciendan los hechosque suceden arriba de la autopistas”

Por último, Oballe, dijo: “En las oficinas del Acceso Oeste, me tomaron la denuncia en un papel que dice quejas o sugerencias. Es un disfrazado que tiene el concesionario de la autopista, porque la denuncia se hace en una comisaría y ellos lo que pretenden es que no trasciendan los hechos que suceden arriba de las autopistas. Además la atención fue muy mala y en 20 días tengo que llamar para ver si me pagan el parabrisas. Para ellos es normal que le rompan la cabeza a un laburante, pero si nosotros rompemos la barrera del peaje somos delincuentes, ahora sí; el delincuente nos puede atacar que nadie hace nada”.

Fuente: La Razón de Chivilcoy