La Ruta 40 Mendoza y Malargüe fue premiada como mejor obra vial del año

Gobierno

Con la presencia de Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación, y de Patricia Gutiérrez, titular de Vialidad Nacional, la Asociación Argentina de Carreteras celebró el miércoles 15-10-19 la cena anual del Día del Camino que reúne a todo el sector vial y en donde se otorgan distinciones a las obras más destacadas. En esta oportunidad, la pavimentación de la RN 40, entre Mendoza y Malargüe, fue premiada como la mejor obra vial interurbana del año.

La obra, que fue financiada por el Ministerio de Transporte, a través de Vialidad Nacional, a partir de una inversión superior a los $ 4.700 millones, consistió en la pavimentación de un nuevo tramo de la ruta 40, a lo largo de 140 km entre Pareditas y El Sosneado, en la región cordillerana de Mendoza. El nuevo corredor permite que los usuarios ahorren más de una hora de viaje y acorten unos 100 km del trayecto entre ambas localidades, que anteriormente demandaba el desvío a través de las RN 143 y RN 144.

“Este tramo de nuestra emblemática ruta 40 era de ripio, imposible de transitar en ciertas épocas del año. La pavimentación que hicimos en 140 km cambió para siempre la forma de viajar en esta región, no sólo para los mendocinos, sino para todos los argentinos porque con esta obra sólo se ve fortalecido el turismo y se optimiza el transporte de carga, reduciendo costos, para que el país pueda desarrollarse. Esta obra es una de las muestras de lo que los argentinos somos capaces de hacer, si trabajamos con profesionalismo y transparencia; y es lo que impulsamos con el presidente Mauricio Macri en estos 4 años donde una de cada tres obras que hicimos fue gratis gracias a licitaciones abiertas, transparentes y competitivas y a partir de lo cual la obra pública dejó de ser sinónimo de corrupción”, remarcó Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación.

El nuevo corredor constituye una vía de comunicación directa y segura para más de 4.000 usuarios por día, muchos de ellos provenientes de las ciudades de Mendoza y Malargüe. La nueva traza de la ruta 40 reemplazó a la antigua y precaria ruta de ripio, que solo podía ser transitada en determinadas épocas del año por vehículos de tracción 4×4.

El proyecto incluyó la construcción de tres nuevos puentes: uno de 200 metros ubicado sobre el río Diamante; otro de 150 metros que se desarrolla sobre el arroyo Hondo; y finalmente uno de menores medidas ubicado a la altura del km 11.120. Con estos trabajos se completa la obra, cuya primera etapa había sido finalizada por el Gobierno Nacional a finales de 2016.

“La pavimentación de la ruta 40 es una obra esperada durante décadas por los mendocinos y que cambió la vida de miles de personas. Esta obra no es parte de un relato; esta obra es una realidad concreta gracias a la insistencia y el empuje del presidente Mauricio Macri. Por eso este premio nos llena de alegría y nos reconfirma que vamos por el camino correcto y que seguiremos cambiando la vida de los argentinos haciendo obras y trabajando para todos los argentinos”, señaló Patricia Gutiérrez, administradora general de Vialidad Nacional.

La nueva ruta 40 contribuyó significativamente a la reducción de los costos logísticos ligados al transporte de cargas, beneficiando principalmente a las actividades del sur de la provincia ligadas a la actividad petrolera y minera.