Se agrava el conflicto en San Luis: “Estamos quebrados anímicamente” dice uno de los 600 camioneros varados en la ZAL

Actualidad

En contacto con “EL BORNE EN EL AIRE” los camioneros de la provincia de San Luis reclaman intervención urgente del Estado Nacional o de la dirigencia gremial del sector, “esto es inhumano, ya no sabemos qué más hacer, estamos desesperados y pedimos ayuda” dice Carlos Torres –transportista desde hace 23 años, “jamás me imaginé vivir una situación así”.

Carlos nos contacta desde la ZAL -Zona de Actividad Logística- en Villa Mercedes –San Luis- espacio que dispuso el gobierno provincial para que los transportistas realicen “la cuarentena como dicen ellos, no podemos entrar a la ciudad, venimos de cualquier lado Córdoba, Mendoza por ejemplo, paramos acá, trasbordan la mercadería la llevan adentro y de acá mismo nos cargan el camión y salimos nuevamente” describe, “si nosotros queremos ir a nuestras casas al menos tres días tenemos que pagar de nuestro bolsillo un hisopado que vale 7000$, si tenés que quedarte más de tres días tenés que volver a hisoparte, además de contar con 14.000$ por los dos hisopados, una locura, encima la provincia tiene 200 casos aproximadamente en total siendo de los 600 chóferes más o menos que somos, sólo 19 los que han dado positivo”.

“Nosotros no pedimos nada, solamente nuestra libertad, estamos desesperados, no queremos estar en esta mugre, porque esto no es una zona de logística, es una cárcel, es un lugar inhumano” denuncia.

Con respecto al paro realizado la semana pasada, del jueves al sábado, en el que trascendió en medios nacionales que el conflicto estaría resuelto o en vías de resolución, indicó que “no sabemos bien que pasó, que “arreglaron”, el gobierno mandó como 400 policías armados con palos y escudos, una vergüenza, teníamos a las mujeres y familia ahí adelante, hombres grandes, y nos buscaron la boca para pelear, pero nosotros agachamos la cabeza y nos volvimos llorando porque estamos quebrados, es una locura lo que está haciendo este hombre (por el gobernador Rodríguez Saá), nos ha hecho tanto daño, es inexplicable e inhumano, tengo compañeros que se están yendo de la provincia porque esto no da para más”.

“En seis meses yo no me sentí acompañado por nadie, ni yo ni mis compañeros” denuncia al ser consultado por la intervención gremial, “la vez que salieron a hablar hicieron una telenovela entre ellos, el paro se levantó sin dar explicaciones y vino la policía a levantarnos, no nos sentimos representados por nadie, estamos solos”.

“Va pasando el tiempo y seguimos igual, están haciendo PCR y testeos masivos en la ciudad gratis y a nosotros nos quieren cobrar y encima forzados a hacer cuarentena, y no sabemos el porqué” agrega, “estamos quebrados anímicamente, contamos los que nos pasa, hablamos por videollamada con nuestros hijos y ellos lloran, esto es algo que nos va a quedar marcado de por vida”.

“Acá no hay respuesta de nadie, ni del gobierno ni de ninguna cámara, ¿Dónde está el sindicato’ no tenemos idea, acá estamos solos. SOLOS. ¿Dónde están los derechos humanos? Este lugar (por la ZAL) es inhumano, no hay agua, no hay luz casi, a veces pasan dos días y estamos sin agua, el viento da vuelta los baños de chapa que hay, no se puede jugar al fútbol, nos controla el grupo de policía que nos dicen que no podemos hacer nada, las bolsas de alimentos nos la pasa la familia por el alambrado, vivir esto es muy triste”.

“La vez pasada nos unimos al campo en un paro de cinco días” explica por la medida de fuerza realizada el pasado 29 de septiembre, “y no trascendió, este segundo paro más o menos ha trascendido, porque acá se esconde todo, el poder judicial nos persigue, no podemos movernos, ir a la gomería o al taller mecánico, ya no sabemos más a quién recurrir, y tenemos miedo de que pase algo malo, porque ya estamos muy cansados de todo”.