Animales sueltos

Actualidad

 

54aacfd3a6385_651x446

Preocupa la presencia de animales sobre la Autopista Buenos Aires-La Plata. La responsabilidad es una zona oscura.

No es exagerado señalar que casi diariamente la Agencia Nacional de Seguridad Víal (Ansv) alerta sobre la presencia de animales sueltos sobre los poco más de 52 kilómetros de trazado de la Autopista Buenos Aires-La Plata. Por ejemplo, entre el 12 de mayo y el 12 de junio últimos se emitieron 18 avisos. La mayoría de esos reportes se concentraron en dos zonas: siete desde el kilómetro 27 al 29 y cinco entre el 51 y 52; los otros seis se produjeron en los kilómetros 26, 30, 32, 38, 40 y 46. Las empresas transportistas no han denunciado accidentes, pero toman sus precauciones, porque tampoco les queda claro quién asumiría los perjuicios.

S bien se redujo el problema respecto de años anteriores, cuando se registraban hasta 25 o 30 comunicaciones diarias sobre la presencia de animales sueltos sobre el trazado, aun estas circunstancias representan un riesgo para el transporte que se desplaza sobre la principal vía de comunicación entre la capital argentina y la de la provincia de Buenos Aires, y la más importante entrada a la Autovía 2, que une la costa bonaerense y una gran cantidad de ciudades del interior del estado más extenso del país.

«Generalmente, las autopistas no suelen asumir estos riesgos, quedando en la Justicia dirimir la responsabilidad del reclamo. En caso que el animal sea individualizado podría quedar a la compañía de seguro la alternativa de repetir en el establecimiento responsable del animal”, advirtió Romina Ricco, apoderada de Transportes Ricco.

Agregó que en esa empresa “las diferentes divisiones de cargas se cruzaron en varias oportunidades con este problema; no podemos expresar con exactitud frecuencia, pero afirmamos que están. Por suerte nunca tuvimos que lamentar un accidente, ni roturas de unidades por esta circunstancia. Pero, en el caso de ocurrir algún percance a la empresa transportadora le quedaría el recurso de reclamar civilmente a la entidad responsable de la traza, a la cual pagamos un canon por transitar».

En Intralog Argentina, empresa de logística, transporte y distribución, determinaron que esos tramos de la Autopista, sus «choferes los realicen en jornadas diurnas con buena visibilidad, ya que el mayor riesgo se puede tener por la noche o en horas de la madrugada, donde la niebla es un factor importante para este tipo de problemas”, señaló su presidente, César Alfredo Jaimes, a quien también «algunos choferes nos han indicado que en algunos tramos han visto animales al costado de la ruta”, aunque no sufrieron inconvenientes.

Patrullajes preventivos

«Nos consta que es una preocupación los animales sueltos en la ruta”, reconoció el director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (Ansv), Felipe Rodríguez Laguens, para quien “la presencia de los animales sobre la autopista, principalmente caballos y vacas, obedece a una multiplicidad de causas: en primer lugar, por parte de los dueños de animales que los hacen pastar a los costados de la misma traza o no los sujetan a un poste”.

“Por otro lado, y tal vez la causa de mayor preponderancia es la falta de alambrado a los costados de la Autopista Buenos Aires – La Plata” consideró, pero reconoció que “desde que la autopista es administrada por la provincia de Buenos Aires constituyó una serie de muy buenas iniciativa, como la instalación de alambrados y el patrullaje, con el objetivo de disminuir la siniestralidad vial».

En cuanto a las acciones asumidas por esa repartición dependiente del Ministerio del Interior y Transporte, Rodríguez Laguens precisó que “ante la presencia de animales sueltos, los agentes de Seguridad Vial realizan patrullajes preventivos en toda la Autopista con el objetivo de poder determinar posibles puntos en los que se encuentren animales próximos a la traza. En caso de ser necesario, los agentes realizan balizamientos y alejan al animal de los automóviles”.

El responsable de la seguridad en el tránsito agregó que “al mismo tiempo, se emite un comunicado alertando sobre este hecho y el kilómetro en el que se encuentra el operativo, solicitando a los conductores que aminoren la velocidad”.

Por su parte, Gonzalo Atanasof, presidente de la Autopista Buenos Aires Sociedad Anónima (Aubasa), administradora de esa vía, aseguró que la empresa hizo «denodados esfuerzos para combatir esas circunstancias, aunque nuestras cuadrillas continúan reportando incontables casos” de animales sueltos sobre el pavimento de la autopista.

Acciones conjuntas

“Esta era la autopista de los animales sueltos” ilustró y dijo que había “hasta 30 reportes diarios por este tema, sobre todo a la altura de los kilómetros 18, 19, 20, 26, 28 y 51, donde los carreros hacían pastar a sus caballos, amparados por el abandono y la desidia. Por milagro, no hubo accidentes graves o, por lo menos, no tenemos reportes de que hubieran ocurrido».

También señaló que al asumir el cargo “nos encontramos con una autopista en estado de deterioro muy avanzado, no sólo en lo referido a la traza, sino también en lo relativo al asfalto, dada la falta de inversión en los últimos cinco o seis años, durante los que no se había puesto un peso en mantenimiento”.

Ante esa situación, Atanasof arribó a un acuerdo a principios de año con el Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense y autoridades viales de la provincia, para realizar acciones conjuntas con la finalidad de erradicar la presencia de animales sueltos a la largo de la Autopista y aplicar sanciones a los tenedores de esos animales. «Seguridad Vial hacía un trabajo importante al encauzar las tropillas” hacia su lugar de origen, remarcó.

Entre las acciones conjuntas, dijo que intimaron “a todos los propietarios frentistas, como manera de notificación para que iniciaran el mantenimiento de los alambrados, so pena de accionar penalmente. Además se realizó un relevamiento junto con Arba, y se los notificó mediante carta documento para que reparasen los alambrados y no permitan que los animales crucen hacia la autopista”.

“Por otra parte -continuó Atanasof- se hizo una obra estructural que fue un zanjón muy profundo a lo largo de más de 20 kilómetros, entre Hudson y la bajada La Plata, para que los animales no puedan pasar” y aseguró que “con esas medidas se redujo casi a cero este problema, aunque todavía hay algunos hechos aislados en los lugares en los que, principalmente, no tienen el alambrado en el estado debido, sobre todo en los kilómetros 23 y 24, donde estamos cerca de iniciar acción penal para terminar con esta situación”.

NG 30 de diciembre 2014 / Fuente: Redacción Expotrade-Suplemento Transporte & Logística, diario La Nación