Abandonó su cargo de ejecutiva y se transformó en “Lady Fierros”

Actualidad Selección

Alejandra Hartman es icenciada en Comercialización. Nieta e hija de mecánicos, dejó la vida corporativa de las multinacionales para abocarse a Motorica el taller familiar de Villa Devoto que cumple 56 años de vigencia, poniéndole el cuerpo a la inclusión de la mujer en el rubro. Con ustedes: Lady Fierros.-

Su abuelo se dedicó a la construcción de tractores y su padre emigró a Buenos Aires desde Entre Ríos para dedicarse al taller de chapa y pintura y reparación de motores que pasó a la historia cultural por el característico SIAM DI TELLA que luce como emblema la famosa Universidad Torcuato Di Tella, “Guido Di Tella era el canciller de ese momento y para su cumpleaños le querían regalar un SIAM entonces lo llamaron a mi papá para que lo consiguiera. Así fue, y hoy es el que está exhibido en la Universidad” cuenta Alejandra en “El Borne en el Aire” en los clásicos vivos de los jueves radiales.

“Siempre resalto que vengo de familia de mecánicos” afirma, “trato de dejar en claro que lo mamé desde chiquita, que me crié en un taller mecánico, no es que me quise meter en un “mundo de hombres”, de hecho en ese momento (2016) no se veía que una mujer pueda continuar con un legado fierrero de la familia. Tengo 48 años tomé otro camino, pero siempre era algo que tenía en la cabeza: ¿qué sucedería con este negocio familiar?”.

Mujer. Fierrera y Mecánica

Después de haber transitado 25 años en el mundo corporativo, Alejandra apostó por aportar lo suyo “desde otro lugar” apunta, “y me puse a estudiar mecánica de autos porque las mujeres queremos validar todo, pero creía que podía ayudar en el negocio desde otro lugar y así fue que comencé a investigar la relación entre mujer y auto y me encontré con una caja negra de la que pensé: a mi juego me llamaron”.

Lady Fierros y su misión

Desde su profesión, comenzó en primer término con un proyecto de apoyo y asesoramiento a personas en situación vulnerable con habilidades, oficios o emprendimientos, “recuerdo una señora uruguaya a quién acompañé durante meses para posicionar y potenciar la comercialización de su indumentaria, ella cosía perfectamente, brindando herramientas de costos y demás. Me sentí muy bien, y eso me dio fuerzas para realizar este proyecto, relacionado con los autos creo que podemos ayudar a muchas mujeres y de eso se trata” argumenta.

“En el caso de transporte de carga no hay más del 2% en mujeres al volante. Y en el caso de licencias si es de automóviles no llegamos al 30%. Debo decir que a pesar de este 30%, muchas mujeres no manejan aunque tengan la licencia por motivos diversos, como por ejemplo el miedo, por eso hay mucho por hacer” reconoce, “las grandes empresas de la industria automotriz están trabajando fuerte en la inclusión de la mujer.-